viernes, 5 de octubre de 2018

VIDEOS: La Notaría Pública 4, vergüenza de fedatarios de Tijuana

Por Hugo Isaac Rea Torres.
Eduardo Manuel Navarro Vallejo García Travesi, titular de la Notaría Pública 4, enfrenta una denuncia ante la Agencia Especializada en Delitos Sexuales presentada por su excónyuge Guillermina García de León Méndez.

La denunciante asevera haber sido víctima incluso de intento de asesinato por parte del indiciado.
La demanda fue hecha en específico por los delitos de amenazas, violencia familiar y violación para quedar asentado bajo el Número Único de Caso 0204-201-21413.
Guillermina García acusó que su exmarido la drogaba, torturaba, golpeaba, violaba y era utilizada como objeto sexual para videograbarla y transmitir los hechos en una “página privada” de internet.
Todo eso la llevaron a no soportar más y presentar la denuncia en contra del fedatario ante la instancia correspondiente de la Procuraduría General de Justicia del Estado el 11 de mayo de 2017.
Cuatro días después de presentar la denuncia, fue al Juzgado Tercero de lo Familiar para presentar una demanda exigiendo manutención, en la que pide al juzgador también que se obligue al denunciado al pago de daño moral indirecto, daño patrimonial y perjuicios, así como el de gastos y costas del juicio, lo cual quedó registrado en el expediente 1171/2017.

GERARDO ÁLVAREZ JIMÉNEZ E HIJO.

Las acciones emprendidas por Guillermina García de León Méndez llevaron al Notario Navarro Vallejo a presentar una demanda de divorcio ante el Juzgado Primero de lo Familiar para intentar librarse del problema que provocó y luego de que su exesposa ya no toleró todo el castigo al que la había sometido. La demanda de divorcio quedó registrada bajo el expediente 1545/2017.
El Notario, cuando estuvo casado con su víctima la grababa y fotografiaba en situaciones sexuales sin su consentimiento, obligándola a tener relaciones sexuales forzadas bajo amenaza de muerte si no cedía a sus exigencias y si se atrevía a abandonarlo o contarle los hechos a alguien de lo que ocurría en su domicilio en donde también la hacía pasar hambres, pues no le daba dinero ni como marido ni como patrón, ya que también la tenía como empleada en la Notaria Cuatro.
La grave situación que vivía en su matrimonio la denunciante la obligaron a someterse a terapias psiquiátricas para que le ayudaran a superar sus traumas, situación que fue aprovechada por el Notario Navarro Vallejo García Travesi para pedir al terapeuta de Guillermina que le recetara pastillas para dormir a fin de poder continuar con sus perversiones sexuales en esas condiciones.

JORGE A. ÁLVAREZ MENDOZA, SUB-PROCURADOR DE JUSTICIA

El carácter de la víctima cambió y orilló a sus familiares a trasladarla a Ensenada a recibir tratamiento de otro especialista y fue entonces que la convencieron de que presentara la denuncia mencionada.
Al percatarse que sus pervertidas acciones habían sido denunciadas ante la autoridad judicial, el Notario Cuatro, siendo abogado, supo que los señalamientos en su contra lo enviarían directo a la cárcel, por lo que buscó a su esposa para convencerla de que se desistiera de la denuncia, pero ésta, tras todo el daño sufrido, le exigió una suma considerable de dinero con el que no contaba el agresor sexual, por lo que se vio orillado a buscar los recursos que lo salvaran de su delicada situación y acudió con su socio José Gerardo Álvarez Jiménez, quien de inmediato lo ayudó con un préstamo de 500 mil dólares que lo salvarían de ir a la cárcel.

UNA NOTARÍA CORRUPTA
José Gerardo Álvarez Jiménez, avieso como es, vio en el préstamo de medio millón de dólares que le hizo al Notario Público Número Cuatro, Eduardo Manuel Navarro Vallejo García Travesi, la oportunidad ideal de apoderarse fraudulentamente de los recursos y propiedades familiares.
Fue así como certificó documentación sin respaldo legal alguno, como la protocolización del acta de asamblea de una persona moral a través de la cual se hizo aparecer como “administrador único”, lo cual replicó en dos ocasiones más.
Todo ocurrió cuando Gerardo Álvarez se enteró de que su padre estaba grave en un hospital de San Diego, lo cual aprovechó para pedirle a su ya socio Eduardo Manuel Navarro Vallejo García Travesi, Notario Público 4, para concretar sus torcidos planes, para lo cual el indiciado instruyó a su fedatario adjunto, Ramón Hernández Sánchez, que redactara el testamento de todos los bienes del señor Juan Daniel Álvarez, a favor de Gerardo y sus dos hermanas: María Isabel y Juana María del Carmen Álvarez Jiménez, buscando despojar asía su propia madre y uno de sus hermanos, para lo cual falsificaron la firma del moribundo.
No conforme con haber dejado fuera del testamento a su madre, María Guadalupe Jiménez Loza, fue por ella a Aguascalientes para secuestrarla y traerla a Tijuana para presentarla, bajo el influjo de estupefacientes que le suministró, ante su amigo el Notario 4 y obligarla a que firmara también su testamento a favor de Gerardo como heredero universal, además de obligarla a que le otorgara un poder de dominio amplio sobre las acciones de la empresa Rigeisa, S. A. de C. V.
Así, el 20 de octubre del 2017, José Gerardo Álvarez usó ese poder de dominio para ceder las acciones de la citada empresa a su hijo, Luís Daniel Álvarez Ramírez, a través de un contrato privado de cesión de derechos en esta ciudad intentando protocolizarlo en Oaxaca, sin embargo, el poder de dominio ya estaba revocado luego de que el 19 de octubre de ese año, su madre, libre de la confusión de las drogas que le había suministrado Gerardo, se trasladó a Aguascalientes para invalidar las acciones de su hijo ante un notario de aquella ciudad.

 FÁBRICA DE CORRUPCIÓN

La participación delictiva del notario adscrito, Ramón Hernández Sánchez, se inscribe en su actuación del 5 de octubre del 2017, cuando inició el juicio testamentario de Juan Daniel Álvarez Gutiérrez, en el que sólo incluyó a José Gerardo Álvarez Jiménez y sus hermanas Juana María del Carmen y María Isabel, sin cumplimentar los ordenamientos legales que como fedatario público tenía que realizar obligadamente.
Es en lo mencionado en donde se deja en claro la corrupción de la Notaría Pública Número Cuatro, en donde, además, se suma a la afectación del juicio testamentario que ahora se ventila en el Juzgado Cuarto con el Juez de Primera Instancia, quien pudo haber tenido conocimiento del presunto testamento del señor Juan Daniel Álvarez Gutiérrez tras cinco meses que lo solicitó a Navarro Vallejo García Travesi, quien lo retuvo desde septiembre de 2017 hasta febrero del año en curso.
Ese tiempo fue utilizado por Gerardo Álvarez y cómplices para manipular la distribución de los bienes de su padre, los cuales hasta hoy no se han declarado en su totalidad y entre los cuales se encuentra una residencia en Las Vegas, Nevada, un Centro Comercial, tres gasolineras en Tijuana, así como diversas cuentas bancarias en Estados Unidos, todo lo cual lo usufructúa Gerardo Álvarez por encima de su madre, quien debería ser la heredera legal.
Pese a todo lo descrito, queda en evidencia la imparcialidad del titular del Juzgado Cuarto de lo Civil, pues dictó sentencia sin haber agotado los medios necesarios para hacerse sabedor de los bienes con los que contaba el patriarca de la familia Álvarez Jiménez, actitud indolente que afectó a la mamá y hermano de Gerardo Álvarez al dejarlos en estado de indefensión.
Ante todos estos hechos, el Notario Público Cuatro, Eduardo Manuel Navarro Vallejo García Travesi, queda como el estigma de los fedatarios de Tijuana cuyo colegio no ha emitido postura al respecto.
El corrupto notario en mención no ha recibido amonestación alguna debido a que se dice estar protegido por el político panista Salvador Morales Riubí, quien ante la posibilidad de verse envuelto directamente en actos criminales debido a las acciones ilegales de su protegido, ya se acercó al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) para encubrirse, así, Gerardo Alvaerz y Morales Riubí, miembros del clan del fraude y la estafa, se manejan hoy en las altas esferas de la política panista que ostenta hoy el poder en Baja California para que no los molesten a ellos y sus protegidos.





* Recibe órdenes directas del Sub Procurador Jorge Alberto Álvarez Mendoza.
* Urge una limpia en la PGJE de funcionarios corruptos y ratas que se venden al mejor postor, empezando por estos que aquí se mencionan.



Presiona la imagen y...

Presiona la imagen y...

--------------

Ahora síguenos vía email, ¡Suscríbete!

No hay comentarios: