viernes, 2 de septiembre de 2016

Expediente Político: Silvano y Layín, ¿parecidos?

Por Alfredo Calva

Dicen que las comparaciones son malas, pero resultan buenas las apariencias, y en ese sentido haremos un ejercicio con los alcaldes de Playas de Rosarito y el de San Blas, municipio de Nayarit.
En ese tenor, el alcalde de Playas de Rosarito, Silvano Abarca Macklis, por su colorido comportamiento resulta y resalta como una copia del también alcalde de San Blas en Nayarit, Hilario Ramírez Villanueva, conocido por sus paisanos como Layín.
Ambos personajes guardan similares comportamientos ante sus conciudadanos, ediles por dos ocasiones en sus comunidades, ambos emplean un lenguaje soez y bastante vulgar, en especial al tratar o referirse a las mujeres.
Los dos presidentes municipales son proclives a la corrupción y latrocinio, Layín, un poquito según sus propias palabras, Silvano, en su primera gestión como jefe de la comuna por sus acciones de corrupción se ganó el mote del “manzanitas” por los predios que se adjudicó.
Actualmente, el alcalde rosaritense esta depredando todo lo que está al su alcance, su meta tal parece es salir de su gestión lo más rico posible, la edificación de su nuevo patrimonio va a marchas forzadas, construcción de viviendas para sus familias, locales comerciales, condonación del pago de impuestos por predios, la separación de cuarenta lotes del predio del fraccionamiento Puesta del Sol, el cual supuestamente es para gente de escasos recursos, y esto es tan solo un referente.
Su comportamiento con las mujeres al igual que lo mostró en su fiesta de cumpleaños el Layín, es de  exabruptos soeces y vulgares, goza humillando a quienes por alguna razón o circunstancia se ven en la necesidad de acercarse e intercambiar frases con él, lo barbaján le emana.
Los insultos, en ambos personajes fluyen con desconcertante falta de conectividad entre sus cerebros y lenguas, han de considerar que son graciosos e importantes, y de eso se encargan los lisonjeros que los rodean, para festinar sus imbecilidades.
Sin embargo, existe entre los dos personajes una diferencia muy marcada, a Layín lo quieren tener sus conciudadanos, de hecho, lo impulsan para que busque la gubernatura del estado el año próximo, pero sin partido político, como independiente.
Con Silvano Abarca, los rosaritenses buscan quien le ponga ya un alto, que ya no continúe con la depredación de las arcas municipales, ansían con vehemencia que ya termine su periodo de gestión y se vaya al su casa, porque él siga pensando y creyendo que la investidura de presidente municipal le dio el derecho de la inmunidad para actuar y comportarse con impunidad y ser un corrupto, vulgar y barbaján con la investidura y sus conciudadanos por los tres años que marca la ley el mandato gubernamental.
Y ya amenazó con buscar ser diputado federal por el VIII distrito.
No tiene llene.

Y mientras tanto……..
La inseguridad en el municipio que gobierna Silvano Abarca Macklis, se torna cada día más violento, los crímenes de alto impacto no se detienen, el fracaso en materia de seguridad es rotundo, su complacencia con la delincuencia es grave, Abarca Macklis es un fiasco en su salgan, Rosarito limpio, bonito y seguro.
La realidad señala a un Rosarito, sucio, sin movilidad e inseguro.

------------------------------------------

Ahora síguenos vía email, ¡Suscríbete!


* Gracias por compartir y darnos un "LIKE" en

Y en nuestra pagina: