sábado, 26 de febrero de 2011

COLUMNA: Palco de Prensa

* Revocación de mandato
Por Gilberto Lavenánt
El sueño de todo demócrata, es poder tener la facultad de retirar del cargo público, a los funcionarios que estando en el poder, distan mucho de lo que aparentaban ser durante la campaña electoral. Bajo un principio básico y lógico : si yo te pongo, yo te quito.
Seguro que muchos de esos “soñadores”, dieron brincos de gusto, cuando esta semana el diputado Julio Felipe García, coordinador de la fracción parlamentaria priísta, en la XX Legislatura local, presentó iniciativa de ley que plantea la creación de esta figura en la legislación estatal.



En principio, causó extrañeza la propuesta, debido a que tan solo unos días antes, le dieron “palo” a una propuesta perredista para los mismos efectos. Se supone que el rechazo se debió a fallas o inconsistencias jurídicas, pero no precisamente porque no simpaticen con esa idea.



Antes de observar las implicaciones de la creación y posible aplicación de esta figura, cabe observar lo que hace un par de años, el Senador priísta y Presidente del Senado de la República, Manlio Fabio Beltrones Rivera, comentó sobre la revocación de mandato, como si hubiese visto al diablo.



Fue el 4 de septiembre del 2008, durante entrevista en el programa tradiofónico “hoy x hoy”, de Carlos Puig, del grupo Milenio. Beltrones dijo que “…es una locura pretender introducir figuras como la revocación de mandato en el país, es jugar con fuego”.



El Senador fue reiterativo en cuanto a su rechazo a dicha figura. “…Si hay debilidades –dijo- dentro del sistema presidencial, meter figuras como esta, que han sido altamente generadoras de ingobernabilidad en países en donde se ha aplicado, me parece que es estar jugando con fuego”.



Y no solo dijo que no creía en esa figura, sino incluso descalificó a quienes la promueven. “…Hay unos que la plantean, porque no la conocen y son ocurrentes, y hay otros, que la plantean, porque son golpistas”. ¡ Gulp…!



¿Qué dirá Beltrones, cuando se entere que son priístas quienes proponen la creación de la revocación de mandato en Baja California ? ¿En qué bando ubicará a los priístas que la plantean, en el de los ocurrentes, o en el de los golpistas?



Pero si Beltrones conoce la figura de revocación de mandato, como dice, debería saber que si bien es cierto que podría ser considerada como una arma política altamente peligrosa, en realidad es una que solamente hace ¡pummm…! pero no mata a nadie. De crearse, apenas si llegaría a convertirse en una bonita pieza jurídica de la democracia, que difícilmente llegaría a ser utilizada.

Aunque la propuesta solo ha iniciado el proceso legislativo, para su creación, por tratarse de reformas a la Constitución política de la entidad, se requerirá contar con el voto de una mayoría calificada, que el Gobernador no la vete y luego reglamentarla, para determinar la posibilidad de su aplicación.



En la iniciativa, se hace referencia a algunos de los requisitos básicos, que permitan tener la posibilidad de que los electores emitan su voto para retirar del cargo a funcionarios que no funcionan, que han incurrido en actos de corrupción o que definitivamente incumplen con sus promesas electorales, cual si hubiesen perdido la memoria. Veamos los razgos básicos de la revocación de mandato que se propone.



Esta sería operada por el Instituto Estatal Electoral, ante el cual debe ser presentada la solicitud, cuando menos por el 10 % de los electores inscritos en el Padrón Electoral en todo el Estado, cuando se trate del Gobernador. Tratándose del Alcalde, los electores de la correspondiente jurisdicción municipal , y en el caso de los diputados locales, los de su correspondiente distrito.



Debe presentarse hasta después de haber transcurrido una tercera parte del período para el cual fue electo el funcionario y precisar la causa o causas por la que se solicita la revocación de mandato. Cubiertos tales requisitos, las autoridades electorales convocarán a los electores a emitir su voto, para determinar quienes están a favor de la revocación y quienes en contra.



La clave de la inoperancia de esta figura, propuesta para Baja California, es que para que surta efectos de destitución del funcionario señalado, “…se requerirá una votación superior al número de sufragios que el servidor impugnado obtuvo para ocupar el cargo en las elecciones”. Cualquier cosa.



Así mismo, se advierte que “…En caso contrario quedará ratificado y ya no podrá ser objeto de un nuevo procedimiento revocatorio”. Quedará vacunado, inmune.



Así es que los políticos podrán dormir tranquilos, porque aunque se haga valer la revocación de mandato, en contra de alguno de ellos, difícilmente se cumplirán los requisitos para que surta efectos de destitución. ¿Y si se llegan a cumplir y los destituyen? Pues ni modo, por algo Beltrones dice que es “jugar con fuego”.



Pero no importa si la figura se crea y no funciona. Los bajacalifornianos, al menos, podrán presumir que Baja California es una entidad demócrata. Es como dotarlos de una pistola de utilería, que hace ¡ pummm…”, pero que no mata, ni una mosca, siquiera.



gil_lavenant@hotmail.com