sábado, 5 de agosto de 2017

Autoridades mexicanas intentan minimizar asesinato de periodistas

Un columnista mexicano revela cómo las autoridades tergiversan los hechos para restar importancia a los asesinatos de periodistas en su país.


El periodista Luciano Rivera Delgado fue asesinado de un disparo en la cabeza en la madrugada del lunes 31 de julio  en la localidad Playas de Rosarito, en el norteño estado mexicano de Baja California, informó la Procuraduría General de Justicia (PGJBC) de ese estado. Rivera era conductor del noticiario CNR Noticias Canal 54 y dirigía la revista “Dictamen”, donde publicaba noticias sobre Rosarito y Tijuana.

El periodista mexicano Teodoro Rentería Arróyave, entregó la siguiente versión de los hechos en su columna de hoy, titulada MANIPULACIÓN:

Desde que el Gremio Periodístico Organizado de México decidió dar seguimiento puntual, exacto y documentado de los asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas ante el aumento descomunal del fenómeno social, ha venido denunciando la actitud falsificadora de los acontecimientos por parte de ciertas autoridades con el propósito de desvirtuar los móviles de estos crímenes.

 Tal práctica que resulta igual de delincuencial que la que cometen los autores intelectuales y materiales de tales crímenes que atentan contra la sociedad, puesto que el propósito fundamental es cancelar el derecho de los pueblos a estar veraz y oportunamente informado.

Todo lo anterior es el preludio para denunciar que dicha práctica de las autoridades se desarrolló con precisión en el homicidio del joven colega Luciano Rivera Delgado, perpetrado en Playas de Rosarito, Baja California.

Las declaraciones a priori o más bien interesadas de las autoridades locales han sido desmentidas por un testigo que presenció el asesinato del Luciano Rivera Delgado, periodista y conductor de CNR Noticias.

 Dicho testigo desmintió la información oficial de que el comunicador había sido masacrado por “su impertinencia por defender a dos jóvenes acompañantes, ante el acoso de dos sujetos.

El nuevo testigo, textual, afirmó que dichos individuos, ocupantes de un taxi, persiguieron a la víctima hasta el bar La Antigua, y fueron ellos mismos quienes, tres minutos después de ingresar al establecimiento, lo asesinaron de un disparo a mansalva en el rostro.

Para que no quepa ninguna duda, el testigo del que se reserva su identidad por razones obvias,  resultó ser el acompañante del comunicador, quien aseveró que no es verdad que la causa del crimen haya sido un altercado al intentar defender a dos mujeres que supuestamente eran acosadas por un grupo de hombres.

La afirmación del testigo contradice las versiones de la autoridad municipal y de la Subprocuraduría de Justicia del estado de que al joven comunicador lo mataron en el baño del bar luego del incidente con las dos jóvenes, ya que, según el declarante, le dispararon directamente en la cabeza sin que precediera ningún altercado.

Circularon versiones de que presuntamente, como constantemente ocurre, las autoridades pretendieron tergiversar los hechos para evitar un nuevo escándalo sobre el tema de inseguridad y las repercusiones por el homicidio de un periodista en Baja California relacionados con su labor periodística.

 Así de claras están estas agresiones a los periodistas; trabajadores de la prensa; familiares y amigos de comunicadores, e inclusive civiles.

Lo terrible e incomprensible de todo esto, y lo ha denunciado constantemente el Gremio Periodístico Organizado de México, es que colegas defiendan o apoyen estas versiones de ignominia y procacidad; ya que también es un crimen tolerar o hacerse cómplice de cualquier tipo de manipulación que criminalice a nuestras víctimas.

Relación de asesinatos en México 2017

Según los registros de la Comisión Investigadora de Asesinatos de Periodistas (Ciap) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) en los 7 meses transcurridos de 2017 en América Latina se han producido 25 asesinatos de trabajadores de prensa, 16 de ellos en México:

• Luciano Rivera

• Edwin Rivera Paz, de 28 años, hondureño refugiado en México, e4x director del programa periodístico “Los Verduleros”, que se transmite en San Pedro Sula, Honduras, fue acribillado el 9 de julio en el Barrio de San Diego de Acayucan, Veracruz, pese a estar protegido por Naciones Unidas, informaron las organizaciones del gremio periodístico de México, Fapermex y otras.

• Pablo Martín Obregón, reportero, vocero del Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, dependiente de la Secretaría de Gobierno, y ex corresponsal de Televisa en Chilpancingo y Acapulco, estado Guerrero, apareció muerto el 27 de junio en casa de una hermana. Las causas no fueron informadas por su familia.

• Alejandro Zepeda Ortiz, de 27 años, camarógrafo del noticiario Núcleo Televisivo, que se transmite en el canal TVN de Ocosingo, estado Chiapas, el 26 de junio fue encontrado colgando de una viga en los estudios donde se trasmite el programa de noticias.

• Salvador Adame Pardo, de 45 años, desaparecido desde el 18 de mayo de 2017 en Nueva Italia, Tierra Caliente, Michoacán, fue identificado a partir de restos calcinados según información policíaca difundida el 26 de junio.

• Marcela de Jesús Natalia de la Cruz, de 54 años, locutora indígena de la etnia muzga de la Costa Chica del estado Guerrero, fue acribillada el 3 de junio en la cabecera municipal de Ometepec, cuando salía de su turno de locución en la Radio y Televisión de Guerrero (RTG).

•Erik Ernesto Bolio López, de 23 años, egresado de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, operador productor del programa de radio por Internet “México Prioridad” y colaborador de la revista electrónica “Tierra Baldía”, fue acribillado el 29 de abril en un autobús de transporte urbano en la ciudad de Puebla.

• Jonathan Rodríguez Córdova, de 26 años, reportero del semanario El Costeño de Autlán, fue abatido a balazos la tarde del lunes 15 de mayo en Autlán de Navarro, estado de Jalisco, al oeste del territorio de México, mientras se desplazaba en automóvil con su madre, Sonia Córdova Oceguera, subdirectora comercial de la revista donde laboraba el joven asesinado.

• Javier Valdez Cárdenas, de 50 años, galardonado periodista y escritor, corresponsal del diario “La Jornada” y redactor del semanario estadal “Ríodoce”, fue asesinado por un pistolero al mediodía del lunes 15 de mayo en el centro de Culiacán, Sinaloa, a pocos metros de su trabajo, según reportan Felap-México, Fapermex y otras organizaciones del gremio periodístico.

• Filiberto Álvarez Landeros, de 65 años, periodista y locutor de radio La Señal de Jojutla, fue asesinado por sicarios la noche del 29 de abril en una calle de Tlaquiltenango, Morelos, tras terminar su programa Poemas y Cantares.

• Juan José Roldán Ávila, de 36 años, comunicador y activista en favor de los derechos LGBTI, fue asesinado a golpes el 16 de abril en Calpulalpan, Tlaxcala, denunció la Unión de Periodistas de ese estado (UPET). El cadáver fue encontrado con signos de tortura en un predio agrícola. Éste sería el sexto periodista-comunicador  asesinado este año en México.

• Maximino Rodríguez Palacios, de 73 años, reportero de la sección policial del blog Colectivo Pericú de Baja California Sur, fue asesinado a balazos el 14 de abril (viernes santo) en La Paz, tras arribar a un centro comercial en compañía de su esposa minusválida Raquel Romo Medina, quien resultó ilesa.

• Miroslava Breach Veducea, de 54 años, corresponsal de La Jornada en Chihuahua, fue asesinada el jueves 23 de marzo cuando llevaba a su hijo a la escuela. Según los periodistas mexicanos (Felap-México, Fapermex y otras organizaciones), con este asesinado suman 264 homicidios cometidos por los enemigos de las libertades de prensa y expresión y sus esbirros

Miroslava es la mujer periodista Nº 24 asesinada en el mismo periodo. Además hay 26 desapariciones forzadas sin aclararse.

• Ricardo Monlui Cabrera, de 57 años, director de El Político, columnista de los periódicos locales El Sol de Córdoba y el Diario de Xalapa, y presidente de la Asociación de Periodistas y Reporteros Gráficos de Córdoba, fue asesinado a balazos el 19  de marzo, en Yanga, Veracruz, en presencia de su familia.

• Cecilio Pineda Birto, de 39 años, director del diario La Voz de la Tierra Caliente y colaborador del periódico El Universal, fue asesinado el 2 marzo, en Ciudad Altamirano, Tierra Caliente, estado Guerrero.

• Carlos Alberto García Martínez, de 41 años, cronista deportivo, locutor y administrador de ventas de Radiorama Colima, fue asesinado el 20 de febrero en el municipio de Tecomán, Colima, junto a su amigo de 18 años Hernán García Carranza.

 Nota:

Ciap-Felap registra todos los atentados de que tenga conocimiento, procurando datos completos sobre identidad, edad, lugar y circunstancias del crimen, pero no tiene capacidad para hacer un seguimiento judicial de los móviles específicos de cada caso, ni de las interpretaciones, explicaciones o “investigaciones” policíacas, comunes, a modo de ejemplo, en las fuentes oficiales mexicanas. (Ernesto Carmona, presidente de Ciap-Felap).

Teodoro Rentería, periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. FUENTE: http://www.hispantv.com/noticias/mexico/349569/asesinato-desaparicion-forzada-periodistas-autoridades

Ernesto Carmona Ulloa


Presiona la imagen y...

Presiona la imagen y...

--------------

Ahora síguenos vía email, ¡Suscríbete!

No hay comentarios: