sábado, 29 de abril de 2017

¿Feliz día del niño?

Por Teresa Gurza
Cada año en fechas cercanas al Día del Niño, suelo recordar una conmovedora escena que presencié hace unos 18 años, en una calle cercana al Panteón Municipal de Morelia.

Iba yo manejando, cuando vi que un hombre de mediana edad y humilde ropa, caminaba solo y cargando sobre el hombro una blanca cajita de muerto.
Justo me tocó el alto, cuando advertí que colocó en el suelo el pequeño ataúd y sacó el cuerpecito de un bebé de pocos meses, al que abrazó y besó varios minutos antes de regresarlo al féretro.
En parte porque el semáforo marcó el siga y el tráfico me impedía pararme y en parte porque no me atreví a interrumpir ese terrible momento de dolor, seguí camino.
Pero he lamentado siempre no haberme detenido, para acompañarlo en la solitaria tarea de dar sepultura a su niño; e indagar lo que le había sucedido.
En eso iba pensando este miércoles al salir de Mega o Soriana de Cuautla, como sea que se llame ahora que cambió de dueño y aprovecharon para subir precios y bajar la calidad de muchos artículos,  cuando me topé con una niña flaquita que andaba por los pasillos del centro comercial con un pecho al aire, del que colgaba una criatura que luego supe tenía año y medio y que a jalones quería sacar algo de alimento.
Al ver que me acercaba, la niña-madre extendió un brazo pidiendo limosna, mientras afianzaba con el otro un rebozo del que salían dos piernitas delgadísimas de pies descalzos.

Platicando con ella, supe que se llama María y tiene 15 años; y que recién llegó de un pueblo oaxaqueño del municipio de Zaachila; “no comida, no trabajo, nada... dame jugo, mi niña tiene sed…”, balbuceaba mientras veía con ojos de radiografía mis bolsas del mandado.
Vive con su familia, que no incluye al padre de su hijita porque “se jué”, ni a su mamá que hace poco murió, en un cuartito cercano a Tlayacapan; no tienen agua potable ni drenaje y su papá trabaja en los cruceros limpiando parabrisas, mientras ella y un hermanito de ocho años que parece de seis, “piden”.
En esas, pasó una señora que les dio 10 pesos y el niño corrió a comprar un pequeño tubo de plástico transparente, con una especie de jaletina mezclada con hielo y chamoy, que entre los tres se turnaron para chupar.
Me detuve punto de decirle que eso no era lo mejor para una desnutrida bebita de año y medio; pensé que solo para eso le alcanzaban los 10 pesos recibidos y que al menos les quitaba la sed provocada por un calor de más de 30 grados.
Y admiré por su fortaleza a esta adolescente paupérrima y aparentemente tan débil, que se enfrenta a la vida con una hija chiquita y todo en contra.
Cómo tienen que hacerlo los más de 15 millones de niños que en nuestro país carecen de escuelas confortables, lugares secos y seguros para dormir, salud y comida de calidad; y que no parecen importar a gobernantes de todos los niveles y partidos, que al quedarse con lo que pueden, les están robando a ellos y a su futuro.
Y es que en México la situación de la mayoría de los niños es pésima porque no pueden dedicarse a estudiar y jugar como debiera ser.
De acuerdo a datos oficiales publicados por el INEGI y reproducidos este viernes 28 de abril por El Universal, en México trabajan dos millones 480 mil, menores de 16 años.

El 60 por ciento de ellos, realiza labores peligrosas para su integridad y casi el 37 por ciento, tiene jornadas de entre 40 y 48 horas, siendo que la ley establece que no deben pasar de 35.
Y mientras sigamos sin políticas efectivas para combatir la pobreza, la mayoría de los pequeños mexicanos seguirá sin un porvenir que los saque de esa situación.
Lo reconoce así, el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social de 2016 de Coneval que publicado recientemente y que señala que de los cinco mil 258 programas sociales que se llevan a cabo en estados y municipios, solo 233 se complementan con los programas federales.
Pero en cambio, los diputados recibieron esta semana cien mil pesos de los que no tienen que dar cuenta a nadie, para “festejar a los niños de sus distritos; y sabiendo como mastica la iguana podemos adivinar el uso que les darán.

Presiona la imagen y...

Presiona la imagen y...

--------------

Ahora síguenos vía email, ¡Suscríbete!

No hay comentarios: