lunes, 7 de noviembre de 2016

Expediente Político: Intrigas y chantajes

Por Alfredo Calva
La alcaldesa electa de Playas de Rosarito, Mirna Rincón Vargas y algunos de los integrantes de su equipo de transición, han venido sufriendo los embates de grupúsculos existentes al interior de su partido, el PAN, a través de las intrigas y rumores que esparcen entre diversos liderazgos de sectores de la población rosaritense, con la idea de lograr permear la voluntad y capacidad de decisión de Rincón Vargas, a fin de lograr sus propósitos, colocar en las diferentes dependencias a los elementos de sus intereses personales.

Dependencias como la Secretaria General de Gobierno, las Direcciones de Regulación,  de Policía y Transito,  o de Desarrollo Social, son áreas que ambicionan estos personajes que lideran los grupúsculos con el fin de clocar a sus alfiles y lograr sus objetivos, es por ello que la presión a la alcaldesa a través de las intrigas hacia algunos elementos de su equipo de transición, tienen como meta lograr que Rincón Vargas se incline por sus sugerencias y recomendaciones, que le hacen llegar por interpósitas personas
A lo anterior, se suma el chantaje que vienen intentando hacer las ediles Ana Luisa Esquivel y Nancy Ramírez a la próxima alcaldesa en funciones, con el objetivo de conseguir, la primera, que su marido continúe viviendo del presupuesto municipal, - actualmente cobra en la paramunicipal Prodeur-, y además, si la capacidad de construcción en gobierno de Rincón Vargas como ha trascendido, pasara a la Dirección de Obras Publicas, sea su titular.
La segunda, defiende los intereses del actual titular de la Prodeur, Juan Gabriel Esquivel, y busca posiciones en áreas sustanciales del gobierno municipal que pretende obtener al igual que su copartidaria Ana Luisa Esquivel a través del chantaje a Rincón Vargas, lo que piden a cambio de contar la alcaldesa electa con el voto de ambas regidoras en todas sus propuestas que presente en el cabildo, iniciando por la aprobación del los funcionarios que designe Mirna Rincón en la Secretaria General de Gobierno, la Tesorería y la Dirección de Policía.
Hasta el momento las intrigas y chantajes no han surtido el efecto deseado en la alcaldesa, y así debe de seguir, Mirna Rincón no puede dejarse influir, mucho menos chantajear, si en verdad quiere llevar a efecto un ejercicio gubernamental de beneficio para los rosaritenses, por mucho que amenacen o nieguen su voto las regidoras electas, no alteraran la marcha del gobierno si este se conduce con probidad, transparencia y rendición de cuentas como lo ha prometido Mirna Rincón.
Ningún gobernante que se aprecie de serlo, puede permitir que vándalos políticos lo secuestren y lo sometan a sus caprichos y voluntades, el ejercicio de poder que le fue conferido a través del sufragio ciudadano esta obligado ha hacerlo respetar y debe de aplicarlo y hacerlo valer, por lo tanto, Mirna Rincón Vargas alcaldesa electa de Rosarito, no puede caer en las artimañas de quienes por décadas han lucrado con los erarios gubernamentales.
Pronto sabremos el resultado del conflicto que se vive entre la alcaldesa electa y los integrantes del equipo de transición, y los liderazgos de grupúsculos al interior del PAN. Si Mirna Rincón Vargas, alcaldesa electa de Rosarito, pasa por sobre las pretensiones y acciones en su contra, o sucumbe ante quienes buscan dos objetivos fundamentales, mantener o colocar a sus intereses personales en las dependencias de ambición personal, e ir debilitando la figura e imagen de Mirna Rincón Vargas ante la ciudadanía rosaritense, mostrándola como una mujer sin capacidad de decisión, carente de autoridad y manejable.
Faltan pocos días para que de a conocer a sus colaboradores.

Y mientras tanto….
Los ciudadanos se preguntan donde están escondidos los integrantes de la comunidad universitaria y todos aquellos profesionistas que se encuentran obligados moralmente con su alma mater.

----------------------------

Ahora síguenos vía email, ¡Suscríbete!


* Gracias por compartir y darnos un "LIKE" en

Y en nuestra pagina: