martes, 18 de agosto de 2015

Palco de Prensa: Alerta Roja (...delincuencia juvenil y su acelerado crecimiento)

Por Gilberto Lavenant
La encuestadora Imerk, que dirige Manuel Lugo Gómez, con su Pulso Ciudadano semanal, en esta ocasión tocó un tema de enorme trascendencia, que enciende la alerta roja, que es el de la delincuencia juvenil y su acelerado crecimiento.

El encuestador, sintetiza el grave problema en dos expresiones, relativas a la delincuencia juvenil : “Incrementa su participación en homicidios, robos en domicilio y asaltos; piden sean juzgados como adultos en delitos mayores” y “Narcocorridos, videojuegos, televisión e incluso las redes sociales influyen de manera negativa en comportamiento de menores”.
Pero saben una cosa, Imerk sólo refleja en este trabajo el sentir de los bajacalifornianos. Dice que “nueve de cada diez habitantes de Baja California, están conscientes de que en los últimos años se ha incrementado la participación de menores en delitos cometidos en su ciudad de residencia, conocimiento que es mayor en Mexicali, así como en las mujeres y las personas mayores de 46 años”. Las cifras reales, podrían ser dramáticas.
Muchas veces, el sentir ciudadano, no refleja del todo la realidad social, porque los ciudadanos se acostumbran a ver la problemática social, como algo natural. Como algo que pasa por alguna razón, aparentemente inexplicable, y que simplemente pasa.
Por ejemplo, ya es una costumbre, saber de muertes violentas, todos los días. Extraño será, cuando disminuyan o simple y sencillamente ya no fallezca nadie. ¿Y como andaremos de “normales”, si en una ciudad como Tijuana, en donde el índice de muertes violentas se rompe cada día, y el Secretario de Seguridad Pública, Alejandro Lares, se da el lujo de acudir a restaurantes de lujo a comer plácidamente?
Cualquiera podría pensar que el jefe de la policía municipal de Tijuana, no solamente no duerme, sino que come en su oficina, encerrrado con sus auxiliares, estudiando la problemática social, observando cómo enfrentarla, para disminuir la incidencia delictiva en general y en especial los homicidios.
Por cierto, quienes le conocen, dicen que si han observado una figura más esbelta, no es porque haya perdido el apetito por tanta delincuencia o tantos fallecidos, sino por trucos médicos estéticos, al grado de que tiene tiempo para comelitonas, sin riesgos de subir de peso. Disculpando la broma, pero la situación realmente es muy seria.
No se requiere de encuesta alguna, para saber, además de sentir, que cada día es mayor el número de jóvenes, participando en actividades delictivas. Y conste, esto no es nuevo. Simple y sencillamente ya están acostumbrados los ciudadanos a verlos constantemente.
No puede ser de manera distinta, si el sistema educativo en general, es un desastre. Muchos niños enfrentan dificultades para encontrar cupo en educación preescolar, primaria y secundaria. Cuando lo encuentran, es lejos de sus casas y en horarios nocturnos.
En educación media superior, pasa lo mismo. Actualmente en forma más acentuada, dizque por una “burbuja” que se registra en la población escolar.
La excepción no podría ser en educación superior, cuando las instituciones públicas rechazan unos 20 mil jóvenes, anualmente. ¿Qué creían, que todos esos marginados, simple y sencillamente desaparecían? Pues una gran mayoría de ellos, cuando las condiciones son exasperantes, buscan en la delincduencia solución a sus problemas personales.
Delinquir, no siempre es una mera cuestión de falta de valores. Generalmente lo es por falta de satisfactores personales. No hay comida, no hay ropa, no hay educación, pues entonces, imaginariamente, se repiten las escenas del circo romano. Esas necesidades, cual si fuesen leones, devoran a los seres más débiles. Les asaltan y les arrebatan no solamente sus bienes, son incluso la vida.
Los ciudadanos se percatan de tales realidades, cuando el drama les alcanza. Cuando ellos son las víctimas, o sus familiares o amigos. A los políticos, esa realidad les vale gorrro, en tanto les permita continuar encaramados en el poder, a base de simulaciones y tiquiñuelas “democráticas”.
Afortunadamante, para los fronterizos, con todo y los riesgos que ello implica, el brincar la línea fronteriza, permite escapar de esta realidad nacional, aunque allá quedan atrapados en la realidad estadounidense, que no es menos dramática que la nuestra. Porque allá, auque paguen en dólares, también hay una enorme explotación humana y un altísimo índice de delincuencia. En especial la juvenil.
Lo que molesta, es oservar a los políticos, simplemente tratando de aparentar que se preocupan, pero en realidad, hacen tan poco, aunque la realidad ya es insoslayable. Por algo dicen que “no se puede tapar el sol con un dedo”.
Dentro de un año, y otro, y muchos otros, seguramente habrá otras encuestas, con resultados, genéricamente, tan dramáticos o graves como los de esta. Y los ciudadanos seguirán manifestando que perciben que las cosas cada día están peor.
Y los políticos, haciendo como que ni se enteran, de tales atrocidades. Para ellos, las cosas no cambian. Ellos ni se alarman, ni nada. Hasta que algún día, “la lumbre les llegue a los aparejos”.
Quizás entonces, consideren necesario, convocar a una lucha social. A una batalla, para combatir a los delincuentes que roban y asesinan, y destituir y encarcelar a los políticos insensibles que nada hicieron, pese a las múltiples alertas rojas, que se sucedieron a través del tiempo, como en estos momentos. Y dirán, como hace tiempo dijo el poeta Sicilia : ¡ya estamos, hasta la madre!
gil_lavenants@hotmail.com

-------------------------------------------------------

Ahora síguenos vía email, ¡Suscríbete!


* Gracias por compartir y darnos un "LIKE" en
https://www.facebook.com/rosaritotijuana.enlanoticia

Y en nuestra pagina:
http://rosaritoenlanoticia.blogspot.mx/

No hay comentarios: