jueves, 20 de agosto de 2015

El IMSS la convirtió en minusválida y se rehúsa a indemnizarla

Por Jorge Martell Díaz
Libier Flores Ayala, cumplirá 50 años en septiembre próximo. Los últimos 12, ha navegado entre abogados, diputados, periodistas, lideres, malos médicos y enfermeras groseras, reclamando una pensión del IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) que un 17 de enero de 2013 le quito lo más valioso que tenía: Su salud.

12 años después, convertida en minusválida gracias al IMSS, camina penosamente, ve con dificultad, su corazón comienza a darle problemas, quedo incapacitada para trabajar y, su única esperanza, que el señor Gobernador Francisco Vega de la Madrid intervenga ante el IMSS quedo truncada.
“Hace un mes lleve el expediente, una carta que me hicieron en la oficina del diputado Barraza Chiquete y todas las copias de mi expediente y ahora me presente para ver el avance de mi caso y  me dicen que el expediente no lo tienen, dicen que nunca me presente, que nunca me sellaron ningún documento y que nunca turnaron ningún papel al IMSS”, dice angustiada.
Y exclama indignada: Ellos mienten!
Mientras tanto, su mundo se le derrumbo en un solo  instante!
IMSS RECORD DE GUINESS EN INEFICIENCIA MÉDICA
Libier está segura que lo único que le queda ahora es elevar su voz hasta el Presidente de la Republica Enrique Peña Nieto para pedirle que intervenga en su caso, ya que siente que su salud se deteriora rápidamente.
Con voz trémula, entrecortada, la humilde mujer dice “con respeto le pediría señor presidente, le pido de la manera más humilde, de una ciudadana mexicana que me pueda ayudar con este problema, yo no tengo apoyo ninguno más que el apoyo de oportunidades, yo estoy enferma ya Salí enferma del corazón”.
Una burocracia asfixiante ha rechazado sistemáticamente todos los intentos por ganarle el pleito al IMSS.
Ella recuerda como si hubiera sido ayer, cuando se rehusaba a la operación,  quizás algo presentía, su corazón le advertía un riesgo latente y, le pregunto al doctor “está usted seguro que es la única solución”. –si! Es la única, dijo el médico. “Doctor pero y si quedo mal?”. –No se preocupe, si usted queda mal el IMSS la pensiona.
Han pasado ya 12 años y, el pleito demandando su pensión, solo le ha generado más gastos y pérdida de tiempo, mientras una nube de burócratas le dan explicaciones legales para negarse a  ayudarla.
Un diagnostico efectuado por el doctor Carlos O. Maya Quevedo, miembro de la Sociedad Mexicana de Ortopedia y Traumatología, concluye la posibilidad de una intervención quirúrgica y que la paciente sea atendida por especialistas en dolor, ya que su umbral de dolor es bajo, como secuela de la operación anterior.
El doctor Romero Miranda es quien hizo la operación hace 12 años. A los dos días se presentó una asistente y me dijo que la columna ya no me iba a servir, A los dos días llego el médico y me dijo la misma historia.
livier tiene documentos donde se han revisado las secuelas y los expertos coinciden que la operación se realizó mal y, que sus daños son secuelas de esa operación de enero de 2003. Aun así no ha podido ganar el pleito.
Su situación se agravo  porque la empresa donde trabajaba, Catolec, fabricante de piezas de electrónica, un día cerró sus puertas y desapareció, como lo hacían muchas maquiladoras “golondrinas” de Estados Unidos.
En 2014, la diputada Rosy Peralta, me mando hacer una resonancia y yo le dije al doctor que fuera sincero conmigo, y otra segunda resonancia, en el diagnóstico del doctor me dijo que eran secuelas de la cirugía.
En los principios, desempleada, enferma y sin trabajo y sin poder trabajar, Livier tuvo que cotizar un año al IMSS como derechohabiente voluntaria, para no perder su antigüedad y, de todas formas no se la hicieron valida.
La vida de Libier es un infierno. “No puedo hacer mal movimiento, ni caminar recio ni agacharme, ni estar largo rato sentada, un mal movimiento es para sentir fuerte el dolor”. Ella vive tomando un poderoso calmante, un medicamento controlado, la pastilla “lirica”, para el dolor.
-Hay veces que tomo hasta 2 para poder dormir, por eso quiero mandar un Email para el Presidente de la Republica, para pedirle que el intervenga, porque ya es el único recurso que me queda para que me hagan justicia
En Baja California Libier siente que ya se gastó su último cartucho. Su esperanza de que Kiko Vega, a cuyas oficinas acudió ilusionada por los díceres de un gobierno humanista, un gobernador del cambio, etcétera. En la práctica, los hechos le demostraron todo lo contrario.
A las gentes de Kiko Vega en la particular, les importo un comino una vez más.
No les importo que el propio diputado Barraza Chiquete haya hablado por teléfono recomendándome, no  les importo que ver mi estado de salud y, todos los expedientes de mi caso donde se comprueba que el IMSS tuvo la culpa ya que por negligencia fui dañada de mi columna vertebral hasta convertirme en minusválida, dice angustiada.
Y agrega que el expediente “lo recibió un muchacho que el diputado Barraza Chiquete hablo con él, ahora me están diciendo que no que es otro muchacho, ahora me dicen que es una licenciada y al tal muchacho no lo hayan porque dicen que hoy fue su ultimo día de trabajo”.
Pero hay pruebas: “Lorena, la que trabaja con Paco Barraza, me hizo el favor de hacerme el papeleo, y me lo sellaron”.
Me dieron un apoyo para estarme manteniendo y si me sirvió de mucho.
“Hace unas semanas ahí mismo me dijeron que el documento que habían de turnar al IMSS, la firmo la mano derecha del gobernador, una mujer,  no recuerdo su nombre, dice.
Prácticamente al extraviarse el expediente en las oficinas del gobernador, ella sospecha de una mala actitud del personal, le están escondiendo los hechos al Gobernador o no quieren que el intervenga, pero en todo caso la negligencia del personal se ve acentuada por la desinformación de quien toma las decisiones, dijo.
Y recuerda que toda su relación con el IMSS ha sido deplorable. Fue un Viernes Santo de hace 12 años cuando sentía que ya no podía mas con su problema. Con intensos dolores se presentó a la clínica 28 donde ha visto la misma historia, desde los empleados que no anotan correctamente los expedientes porque están cuchicheando de las fiestas, platicando, contándose chistes, frente a la gente que llega prácticamente muriéndose.
Entre esos errores, el principal es que por la negligencia del personal del IMSS, mi caso no lo tomaron como accidente de trabajo, revela.
Pero como siempre. Pierde quien no tiene poder, ni dinero para pagar juicios y abogados y gana la injusticia, la ilegalidad, la maldad!

-------------------------------------------------------

Ahora síguenos vía email, ¡Suscríbete!


* Gracias por compartir y darnos un "LIKE" en
https://www.facebook.com/rosaritotijuana.enlanoticia

Y en nuestra pagina:
http://rosaritoenlanoticia.blogspot.mx/

No hay comentarios: